La Ley Antibloqueo encierra nuevas amenazas al derecho a informar y estar informado