“La obra Gran Cacique Guaicaipuro es ingeniería viva”, dice su autor.

El ingeniero civil y escultor, Juan Rodríguez expresó que su más reciente obra “Gran Cacique Guaicaipuro”, está construida sobre una base capaz de resistir 25 toneladas y la obra solo pesa 7,5 toneladas.

“La obra Gran Cacique Guaicaipuro es ingeniería viva. Está construída sobre una estructura capaz de soportar 25 toneladas y la obra solo pesa 7,5. Tiene pararrayos, protección de vientos y es antisísmica”, detalló.

En el programa Vladimir a la Carta resaltó que esta ha sido su obra de mayor envergadura, el material predominante usado para la misma es hierro reciclado y la pintura es automotriz con sellador para asegurar la durabilidad.

Asimismo, mencionó que la esencia de la obra ubicada en la autopista anteriormente llamada Francisco Fajardo y ahora Gran Cacique Guaicaipuro, es reivindicar a los aborígenes que lucharon en contra de la invasión del imperio español.

“La obra Gran Cacique Guaicaipuro es una reivindicación de nuestro ancestros que comenzaron a luchar contra los españoles y de la descolonización”, precisó.

El escultor también destacó que esta obra está próxima a ser culminada y que fue financiada por PDVSA, bajo la supervisión de la alcaldesa de Caracas, Carmen Meléndez, Jacqueline Faría y el Ministro de Cultura, Ernesto Villegas.

Críticas sobre la obra

En cuanto a las críticas que ha recibido la obra, el escultor expresó que “si hacen una obra se molestan, pero si no la hacen se siguen molestando”.

A su vez comentó que algunos comentarios le han causado risa y son parte del humor del venezolano.

“A veces me da risa porque dicen que la obra Gran Cacique Guaicaipuro se parece a Mazinger Z. El venezolano siempre con su alegría”, expresó.

Hizo énfasis en que esta escultura y los petroglifos en la autopista “no tiene nada que ver con la brujería”.

“He escuchado comentarios que asocian la obra Gran Cacique Guaicaipuro con la brujería, esta obra no es brujería, es cultura de nuestros indígenas. Los petroglifos no son brujería. Era la escritura de nuestros aborígenes en el pasado”, detalló.

En cuanto al presupuesto de esta gran obra y los comentarios sobre si ese dinero hubiese sido más beneficioso haberlo invertido en otras áreas necesitadas de Caracas, el escultor insistió en que no ha sido una obra costosa por el material reciclado.

“Algunas personas han hablado sandeces de la obra Gran Cacique Guaicaipuro. Hay gente que dice que por qué con ese dinero no arreglan un hospital. Esa obra está construida con material reciclado, lo que se invirtió no da para arreglar un hospital”, aseguró.

Sobre el costo de su mano de obra como escultor expresó, “yo estoy muy claro que no soy Picasso ni soy Cruz-Diez”.

Finalmente, en cuanto a las críticas, comentó que “el arte no es hacer simplemente algo perfecto. El arte es hacer y desmontar la realidad según cada autor y hay que respetarlo”, dijo.